Soy Ángela, provengo de La Mancha y ahora vivo junto al Mediterráneo. Soy de la cosecha de 1994 y desde entonces el mundo no ha dejado de sorprenderme: cuando nací conviví con una veintena de máquinas de escribir y pocos años después me alié con el primer PC de casa; recuerdo que escribí muchos cuentos. Viví a través del televisor el atentado del 11S; todavía no era muy consciente de lo que ocurría, pero pocos años después ese hecho me adentró en mi primera «investigación». En 2005 hice un mural en el colegio a causa del fallecimiento del Papa Juan Pablo II; a decir verdad aborrezco toda religión y creo que ese año terminé de darme cuenta. Un día después del cumpleaños de mi padre tuvieron lugar los atentados del 11M; cada vez que lo pienso me viene a la cabeza ese día a las nueve de la mañana: el abuelo de mi vecina decía que esos terroristas eran unos hijos de puta; yo le dije a mi madre que por qué decía eso, a lo que ella me contestó algo así como que tenía razón; fue la primera vez que sentí asco hacia el terrorismo. He sido consciente de la muerte de Michael Jackson, Nelson Mandela y Gabriel García Márquez entre otros; pero las que realmente me han marcado han sido las de otras personas. He sobrevivido a la Gripe A y al Ébola, ¿puedo declararme inmortal ya? Soy contemporánea a la crisis económico-financiera mundial que comenzó en 2008, también veo como juegan con la aprobación y la desaprobación de leyes que me crispan la moral –véase, por ejemplo, la ley de aborto- y soy testigo de la corrupción política allá por donde miro; todo lo que rodea estos –y más- hechos me han causado un profundo aborrecimiento de la política en general.

Supongo que estas son algunas de las situaciones que me han conducido hacia la carrera más bonita del mundo; esa carrera que hace ya muchos años fijé como «meta» y en la que recientemente me he sumergido: el Periodismo.
hoy

Buscar este blog